Arquitecto: Alvaro Siza

Álvaro Siza, en pleno Álvaro Joaquim de Melo Siza Vieira, (nacido el 25 de junio de 1933, Matosinhos, Portugal), arquitecto y diseñador portugués cuyas estructuras, que van desde piscinas hasta desarrollos de viviendas públicas, se caracterizaron por una tranquila claridad de forma y función , una integración sensible en su entorno y un compromiso decidido con las tradiciones culturales y arquitectónicas. Fue galardonado con el Premio Pritzker en 1992.

Siza creció en una gran familia católica en Matosinhos, cerca de Oporto. Cuando era joven, pretendía convertirse en escultor, pero las objeciones de su padre y su propia admiración por la obra del arquitecto catalán Antoni Gaudí lo llevaron en 1949 a inscribirse en un programa de arquitectura en la Escuela de Bellas Artes de Porto (ahora parte de la Universidad de Porto). Pronto desarrolló una profunda afinidad por la disciplina, y en 1954, un año antes de graduarse, abrió una práctica de arquitectura privada en Oporto y diseñó cuatro casas en su ciudad natal (terminadas en 1957).

En 1955-58, Siza colaboró con Fernando Távora, un antiguo profesor suyo, quien le inculcó una filosofía arquitectónica que respetaba las tradiciones vernáculas pero buscaba su continuidad dentro de un contexto contemporáneo. (Gran parte del trabajo futuro de Siza extrajo y extendió los principios del Modernismo.) A través de esta asociación, Siza recibió la oportunidad de diseñar la casa de té y restaurante Boa Nova (1963), una estructura en la costa de Leça da Palmeira que ganó fama por su uso de materiales diversos y su interacción sutil con el paisaje rocoso sobre el que se construyó. Recibió más atención por otro diseño en esa ciudad, un complejo de piscinas públicas (1966) en un entorno aislado en el mar en el que los bordes de las piscinas estaban formados por muros de hormigón hechos por el hombre y por las formaciones rocosas naturales de la playa.

Durante gran parte de su carrera, Siza había diseñado pequeñas casas privadas, pero recurrió a las viviendas públicas masivas a principios de los años setenta, especialmente después de la Revolución de los claveles de Portugal en 1974, que le proporcionó un contexto sociopolítico para su trabajo. Para la organización apoyada por el gobierno, SAAL (Serviço de Apoio Ambulatório Local), cuyo objetivo era mejorar las condiciones en los barrios marginales urbanos, construyó los proyectos de viviendas Bouça y São Victor (ambos 1977) en Oporto. En 1977 comenzó a trabajar en el desarrollo Quinta da Malagueira en Évora, que consta de 1,200 casas adosadas unifamiliares construidas en fases durante más de 20 años. Estas comisiones le dieron reconocimiento internacional a Siza, y desde fines de la década de 1970 en adelante trabajó cada vez más fuera de Portugal, principalmente en otros países de Europa occidental. Manteniendo un interés en el desarrollo urbano, en la década de 1980 comenzó a dirigir un plan de renovación a largo plazo en un distrito de La Haya, así como un proyecto de reconstrucción en el barrio de Chiado de Lisboa.

Otras obras incluyen el Banco Borges e Irmão (1986) en Vila do Conde, Portugal, un edificio marcado por curvas dinámicas y una fluidez espacial distinta que fue honrada con el Premio inaugural Mies van der Rohe para la Arquitectura Europea (1988); y un centro meteorológico cilíndrico (1992) en Barcelona, creado para los Juegos Olímpicos de 1992. Algunos de los diseños posteriores más notables de Siza fueron para museos de arte, concretamente el Centro Gallego de Arte Contemporáneo (1993) en Santiago de Compostela, España; el Museu Serralves (1997) en Oporto; y el Museo Iberê Camargo (2008) en Porto Alegre, Brasil. Además, de vez en cuando colaboró en pequeños proyectos con su compatriota y ex alumno Eduardo Souto de Moura.

En 1966-69 Siza enseñó en la Universidad de Oporto, y en 1976 regresó como profesor titular. Antes de su retiro en 2003, diseñó varios edificios para la Escuela de Arquitectura de Oporto. Siza ha recibido numerosos premios, incluido el Pritzker Architecture Prize (1992), el premio Praemium Imperiale de la Asociación de Arte de Japón (1998) y el León de Oro por su trayectoria en la Bienal de Arquitectura de Venecia (2012).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *